Blogia
Los Cuenteros (contando cuentos desde 2004)

Quitar una piruleta a un niño

Quitar una piruleta a un niño El otro día le quité una piruleta a un niño,
por la espalda, que parecía más fácil que quitarle la piruleta a un niño de frente.

¡Pues no la soltó el enano!,
cuando levanté el brazo llevaba un niño a una piruleta pegado.
Así que tuve que balancearlo hacia los lados y estamparle contra una farola hasta que cayó desmayado
y ya pude comerme la dichosa piruleta.

Y luego claro, para que no se lo contase a su papi,
que de papi nada, que era todo un padrazo (1,90, por lo menos),
pues le compré una piruleta nueva
y el nano tan contento.

Pero al ver la nueva piruleta me entraron ganas de quitársela.
"Debe ser tan fácil como quitarle una piruleta a un niño"- me dije.
Y otra vez a empezar...

Repetí la operación varias veces,
hasta que me quedé sin centímos para comprar más piruletas
y, cuando el enano comenzó a llorar y patalear y su padrazo se dio la vuelta,
hice lo propio, le dije: "Ha sido ése", se ha marchado por ahí".

Cuando el padrazo demostró que su cerebro no era proporcional a su tamaño y dobló la esquina dispuesto a pillar a un hombre inexistente,
le di al niño una galleta, por llorón.

Y cuando me fui, el niño no dejó de llorar para despedirse de mí, ¡qué maleducado! ¡qué antisociales que son estos niños!
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

3 comentarios

carmen -

!Pero no seas cruel! Pobre niño... en la infancia esos robos impactan. No lo hagas más, eh!
Jajaja.
Saludos cordiales. Carmen.

myblog.es/celeste

perseida -

¿¿Estáis de vacaciones chicos????
Saludosssssss.

Rafa -

Jaja, como era... ¿cómicoextrañismo? Le viene muy bien el nombre :) Por cierto que hay que ver lo pegajosos que son los niños de hoy en día... saludos!!
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres