Blogia
Los Cuenteros (contando cuentos desde 2004)

PATAS DE GALLO

PATAS DE GALLO

¡Jo! Ya estamos en el 2007. Y todavía seguimos contando cuentos. Ya son tres años y las arrugas siguen sin aparecer, aunque, claro, las patas de gallo aparecieron hace mucho tiempo atrás. Sí, las patas del Gallo Kiriko. Alguien se lo zampó y nos lanzó sus patas cortadas por la ventana.

¡POBRE GALLO KIRIKO!

Era tan madrugador él... Cada mañana, al salir el sol, nos despertaba con su dulce canto: ¡KIKIRIKIIIIIIIIIIIIÍ!

¡Kikirikí!, ¡ains!, así nos despertaba, aunque a veces le daba el punto y lo que cantaba era Shakira, contoneando todas sus plumas.

Había que verle, el Gallo Kiriko, a sus treinta y nueve años de edad, bailoteando a lo Shakira.   

¡POBRE GALLO KIRIKO!

Recuerdo una mañana en que no nos despertó, se había ido de paseo a Toronto y no le dio tiempo a volver antes de que saliese el sol. Pero bueno, así era él, todo un aventurero. De camino a Toronto se encontró con una autoestopista asesina, la subió a sus lomos y la llevó hasta un motel. Allí... bueno... creo que la invitó a cenar un sanwich mixto. Ella quedó conmovida por la amabilidad de Kiriko y por sus ojitos de querubín y decidió dejar su vida de autoestopista. Siguió asesinando, eso sí, pero ahora, mientras disparaba a diestro y siniestro, además conducía una Harley.

¡POBRE GALLO KIRIKO! 

Ya en Toronto, por lo visto, el gallo Kiriko hizo nuevos amigos, luego los deshizo y se volvió para casa.

Nosotros seguíamos durmiendo apaciblemente cuando oímos un fuerte: ¡KIKIRIKIIIIIIIIIIIIÍ!

Así que, con lágrimas en los ojos por el hijo pródigo, nos vimos obligados a cogerle por el cuello y meterlo en el horno para que nos dejase dormir, con una pizca de limón, ¡je!, sólo dejamos las patas.

¡POBRE GALLO KIRIKO PUÑETERO!

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres